Close

Manuales Rapha: Protege Tu Melocotón

El punto de contacto más importante entre el ciclista y la bici es ese entre nuestros traseros y el sillín. Para ayudarte a sentarte cómodamente, sigue nuestros consejos para cuidar lo de ‘ahí abajo’.

25 July 2018

En vísperas del Tour de France de 1976, el cinco veces ganador Eddy Merckx parecía imbatible. Pero bien sabido es que su pelea por la victoria se frustró incluso antes de la primera etapa, terminando con su retirada de la carrera. ¿La causa? Insoportables rozaduras de sillín.

Nuestros traseros son una fuente fundamental de potencia en la bici. Cada golpe de pedal empieza con los músculos del glúteo mayor empujando el sillín para impulsarnos hacia delante, así que tiene sentido que necesitemos cuidar la delicada piel de ‘ahí abajo’. Protege tu melocotón.

El problema empieza cuando el movimiento repetido de pedalear ejerce presión sobre la superficie de la piel, haciendo que los tejidos que hay bajo la piel se deslicen en líneas opuestas pero paralelas. Tracey Hare, triatleta del equipo de GB y enfermera, dice que en medicina a esto se le llama cizallamiento:

“Al tener movimiento del tejido bajo presión y haber humedad del sudor y bacterias en la piel, la piel se vuelve muy vulnerable.” Del mismo modo que una llaga, ese conocido adormecimiento sobre el sillín puede llegar a convertirse en una rozadura: piel sensible e inflamada que puede arruinar una ruta.

Como con la mayoría de las cosas, prevenir es mejor que curar. En los años 30, el mito dice que los ciclistas de carretera con recursos pedaleaban con un filete de carne en el sillín. Después, una vez macerados y - presumiblemente - bien sazonados, los freían para la cena. La ciencia puede haber avanzado desde entonces, pero incluso hoy en día los ciclistas profesionales siguen sufriendo con rozaduras. Rapha recomienda buscar qué es lo que mejor te funciona a tí y aquí tienes algunos consejos para empezar:

Deja tu ropa interior en casa

Los tejidos de las badanas de los culottes están diseñados para llevarlos en contacto con la piel. Asegúrate de que el culotte esté lo suficientemente ajustado para mantener la badana pegada a ti y que no se amontone ni se caiga. Esto ayudará a amortiguar tus huesos isquiones de las vibraciones de la carretera.

Tratamientos para ‘ahí abajo’

Afeitarse o aplicarse cera puede dar lugar a desagradables pelos encarnados, por lo que es mejor evitarlo y hay muchos productos diseñados para proteger la piel. Originalmente utilizada para suavizar el cuero de las badanas, la crema de badana protege la piel de las fricciones y rozaduras. Jon Freeman, diseñador de producto Rapha, dice: “hay un periodo de tiempo cuando empiezas en el ciclismo en el que te vas adaptando a una plataforma bastante poco habitual en la que sentarte. La piel tiene que endurecerse un poco y la crema te ayuda en ese proceso.” Las mejores cremas de badana son hidratantes y anti-bacterianas para que vayas cómodo, especialmente con mucho calor o lluvia. La de Rapha está hecha con manteca de karité y hierbas aromáticas naturales inspiradas por las esencias del Mont Ventoux, un hogar espiritual del ciclismo de carretera.

¿Te sientas cómodamente?

A menudo, los principiantes eligen el sillín más grande y acolchado, pero Freeman dice, “suelen ser demasiado anchos o tener demasiado relleno, provocando una mayor zona de contacto con la piel y generan más calor y fricciones. Esto provoca rozaduras. Los sillines también pueden ser demasiado estrechos, causando adormecimientos e incomodidad general. Los huesos isquiones necesitan estar sujetos adecuadamente, alejando todo lo demás del sillín para que no sufras ninguna presión donde no la quieres.” Los sillines Rapha ofrecen dos anchuras y densidades de acolchado para dar a los ciclistas la sujeción correcta según sus medidas y peso.

Ajusta tu posición

Tu posición en la bici suele estar relacionada con los dolores de espalda. Probar diferentes sillines o ir a un biomecánico profesional te ayudará, si no también puedes probar a adelantar o retrasar el sillín. A veces se consigue una rápida mejora bajando ligeramente la punta del sillín, de tal modo que esté en un ángulo menos intrusivo. O puedes probar potencias más largas o más cortas para ajustar tu distancia al manillar.

Levántate

A medida que vayas haciendo salidas más largas, recuerda levantarte del sillín 30 segundos de vez en cuando, permitiendo que el flujo sanguíneo recircule y reduzca el adormecimiento, especialmente en días con cuestas.

Quítatelo rápidamente

En cuanto hayas terminado la ruta, métete en la ducha y lávate. El sudor y las bacterías que quedan en la piel te pondrán en riesgo de desarrollar pequeñas irritaciones. Ponlo rápidamente en la lavadora y saca un culotte nuevo para la próxima ruta.

Sobre la base de catorce años en primera línea del diseño de ropa ciclista, la nueva gama de sillines Rapha se ha construido para trabajar conjuntamente con nuestros culottes para una comodidad definitiva en el punto de contacto más importante entre el ciclista y la bici. Encuentra tu perfecta posadera desde la que despegar sobre dos ruedas.

Pro Team Carbon Saddle

Ver todo

Pro Team Carbon Saddle Cut Out

Ver todo

RCC Pro Team Carbon Saddle

Ver todo

RCC Pro Team Carbon Saddle Cut Out

Ver todo

Classic Saddle Negro

Ver todo

Classic Saddle Blanco

Ver todo

RCC Classic Saddle

Ver todo

Chamois Cream

Comprar ahora
Comprar sillines

Al suscribirte al boletín Rapha aceptas nuestros Términos y Condiciones y que has leído nuestra Política de Privacidad, incluyendo nuestro uso de Cookies.