Close

Manuales Rapha: Ama Tu Bici

Una bici limpia durará más y quizás hasta vaya un poco más rápido. Lavar tu bici de vez en cuando merece mucho la pena. Aquí tienes una rutina para mantener tu bici impecable.

20 July 2018

Después de andar en bici, la lista de cosas que hacer para los ciclistas debería incluir una ducha, limpiar la ropa, un asiento cómodo y un bien merecido tentempié. Limpiar la bici no suele estar en los primeros puestos de la lista - o ni tan siquiera está.

Pero si cuidas de tu bici, ella cuidará de ti. Si no se cuidan, los componentes se desgastan más rápido y pueden causar imprevistos en carretera que retrasarán o limitarán por completo la ruta. Merece la pena tomarse el tiempo de, por lo menos, darle una limpieza rápida.

Esto es especialmente cierto si has salido con lluvia o en condiciones invernales. Ahórrate percances evitables y tiempo perdido en la cuneta de la carretera con sólo dedicarle unos minutos a limpiar tu bici y harás que las cosas sigan funcionando sin problemas.

Cariñosamente llamado el Rey de la Limpieza, el Coordinador de Pruebas de Desgaste de Producto de Rapha, Hamish Low, nos habla de su clásica rutina de cuidado de la bici.

Antes de empezar, junta todo lo que vayas a necesitar para tenerlo a mano. Llena un balde con agua templada con jabón y coge un par de esponjas, un cepillo, un spray desengrasante de cadena y un viejo trapo o toalla - en especial, los trapos de microfibra son muy prácticos. Son preferibles los productos de limpieza específicos para bici, pero a menudo alternativas más genéricas funcionan igual de bien. Por ejemplo, un viejo cepillo de dientes es genial para limpiar zonas de difícil acceso de la transmisión.

Desengrasa la cadena

La transmisión es la parte más sucia de tu bici, así que es el mejor sitio para empezar. Agita el spray de desengrasante y rocía la cadena, el cassette y los platos. Pedalea hacia atrás mientras lo haces para asegurarte de que rocías toda la cadena. El desengrasante tardará unos minutos en remover la suciedad grasienta de los componentes de la transmisión, así que déjalo actuar mientras te centras en el siguiente paso.



Limpia el cuadro



Empapa las dos esponjas en el balde de agua y ponte manos a la obra con el cuadro. Empieza desde arriba con el sillín y el manillar para que cualquier goteo de agua sucia vaya hacia las zonas sucias de la bici. En las zonas donde se acumula más suciedad, como el tubo diagonal, asegúrate de utilizar mucho agua para no rayar la bici al frotar arena o grava contra el cuadro. Si tienes una manguera, empieza con ella ya que puede ayudar a reblandecer y eliminar la peor suciedad antes de que te pongas a trabajar con la esponja.

Quita las ruedas

Si no puedes quitar las ruedas, límpialas lo mejor que puedas mientras lavas el cuadro. Si no, quítalas para que puedas llegar más fácilmente a las zonas de difícil acceso. Puedes darle la vuelta a la bici, pero ten cuidado de no rozar las manetas o el sillín al hacerlo - recomendaría usar un soporte de taller, que se pueden comprar razonablemente baratos y sujetan la bici de forma segura mientras la limpias.

Sin las ruedas de por medio, puedes dedicarte a trabajar con la esponja y limpiar el resto del cuadro, prestando especial atención a los puentes de freno y el triángulo trasero del cuadro, donde se acumulan la grasa y la suciedad de la carretera. Para limpiar las ruedas, pasa una esponja húmeda por el exterior para limpiar las cubiertas y las llantas. Si tienes frenos de disco, dales una limpieza rápida antes de quitar las ruedas del cuadro.

Vuelve a la casilla de salida

¿Recuerdas el desengrasante que habías echado a la cadena al principio? Ya debería haber hecho su trabajo a estas alturas. Coge la más sucia de las esponjas y usa mucho agua para enjuagar el desengrasante de la cadena, el cassette y los platos. Las herramientas de limpieza de cadena funcionan realmente bien, pero no te preocupes si no tienes una - una esponja servirá.

Aclarar Con Agua Limpia

Tu bici ya está bien limpia, pero para terminar querrás aclarar todo el agua con jabón. Rellena tu cubo con agua limpia o, si tienes una, usa la manguera y moja tu bici con cuidado. Para terminar, coge un viejo trapo o toalla y seca la bici quitando la mayor parte del agua, antes de guardar tu bici en algún sitio seguro donde se seque completamente.

Ahí lo tienes.

Igual que con tu bici, si inviertes en una buena equipación es crucialmente importante cuidarla. El Apparel Wash y Re-Proofer de Rapha te ayudarán a sacar el máximo provecho de tus preciadas prendas para lluvia, para que cuando las necesites, no te fallen.

APPAREL WASH

Un detergente técnico diseñado para lavar y cuidar las prendas ciclistas de alto rendimiento Rapha.

Comprar ahora

APPAREL RE-PROOFER

Solución técnica reimpermeabilizadora para restablecer la resistencia al agua en las prendas ciclistas de alto rendimiento Rapha

Comprar ahora

Pronto no ofreceremos soporte para tu navegador.

Si sigues navegando en Rapha.cc con tu navegador actual, podrías sufrir un rendimiento reducido. Te sugerimos que descargues uno de los siguientes navegadores modernos para un rendimiento óptimo en Rapha.cc.

Sólo puedo usar IE11

Gracias por hacérnoslo saber

Desestimar este mensaje