Close

Uniendo los Puntos

Tomándose un respiro del calendario WorldTour habitual, Lachlan Morton recorre la distancia del Reino Unido. Partiendo desde Cornwall, en su camino hacia el norte con destino John o’ Groats se le unieron dotwatchers (aficionados que siguen la carrera mirando los puntos gps de localización de los ciclistas)

05 July 2019

GBDuro es un tipo extraño de carrera, si es que lo llamarías una carrera.

Los organizadores – The Rapha Collective – lo llaman un picnic rodante incompleto.

El formato es el mismo que el de un enduro, que es una carrera compuesta por varios segmentos. Cada segmento se disputa contra el reloj y gana quien haga el menor tiempo total en completar esas partes. ¿Qué se lleva el ganador? En GBDuro, el ganador no se lleva nada.

La ruta de 2000km está dividida en 4 etapas. No es una tarea fácil, aunque se dividida en partes. La etapa más corta tiene 380km, más de lo que la mayoría de ciclistas han hecho nunca de una tirada. También evita las carreteras en su mayor parte – discurre por caminos y sendas en una ruta que a menudo es completamente inaccesible para los coches y, a menudo, resulta que también para las bicis.

Al planificar el Calendario Alternativo, los ciclistas y directores deportivos del EF Education First estaban preocupados de que los eventos más normales de ultradistancia todo-en-uno (si es que normales es una palabra que pueda usarse) pudieran exigir demasiado a los ciclistas, haciéndoles pedalear demasiado tiempo con muy poco o ningún descanso GBDuro ofrecía un formato ligeramente más manejable.

Una de las cosas que son especiales en una carrera como GBDuro es que puede participar cualquiera. Podrías enfrentarte a un cartero, un doctor o un estudiante. O podrías encontrarte tomando la salida junto a un ciclista profesional.

Un ciclista WorldTour yendo a una carrera de base como GBDuro invariablemente tendrá sus detractores, quizás la misma gente que están hartos del deporte arruinado por la ciencia, o grandes negocios comprando victorias en lugar de rozarlas de la manera que puedan. Y eso pasa – pero no aquí.

Como la mayoría de eventos de ultra-resistencia, GBDuro no tiene asistencia. Cada ciclista lleva todo lo que necesita, se organiza todo lo que necesita cuando lo necesita – si pueden conseguirlo. El equipo de rodaje del EF Gone Racing estaba ahí para hacer una película sobre las evoluciones de Lachlan, pero no para ayudarle. A veces, eso suponía ver cómo se le acaba la batería de las luces mientras dormía en un arcén, o verle deambular aturdido arriba y abajo por la calle principal de un pequeño pueblo, de un lado a otro en busca de alguna señal de B&B para ducharse y tumbarse en una cama.

Esto está a años luz del WorldTour, donde algunos equipos llevan el colchón favorito del ciclista en camiones climatizados para garantizar el mejor descanso. Compara eso con Lachlan durmiendo en un lecho de hojas durante cuarentaycinco minutos a las tres de la madrugada – un lecho que no hubieramos encontrado nunca si no fuera por un punto inmóvil en un mapa.

Ese punto en el mapa es una de las partes más interesantes de un evento como éste. No hay helicópteros o motos con cámaras, enviando imágenes por satélite para entretenernos. En su lugar – aunque no es obligatorio en GBDuro – es un requisito habitual en pruebas de ultra-resistencia que los ciclistas lleven un localizador GPS. El localizador envía una señal cada cinco minutos que mueve un marcador con el nombre del ciclista a lo largo del recorrido. Así es como la gente sigue tu carrera. Esta gente son los dot watchers.

Para quienes no lo hayan hecho todavía, el dotwatching (mirar puntos) es un curioso pasatiempo. Es tan simple como sugiere su nombre – todo lo que haces realmente es mirar un punto mientras avanza lentamente por una ruta de un punto a otro. Suena un poco inútil, pero no lo es.

Mirar puntos tiene sus momentos álgidos. Pueden surgir encendidas rivalidades o a veces un punto llega más lejos de lo que pensabas que era posible. Quizás te fuiste a la cama pensando que tu ciclista haría lo mismo pronto, para despertarte por la mañana y decubrir que han hecho 300km en un esfuerzo sobrehumano mientras dormías. Mirar puntos también tiene sus momentos malos. A veces el punto no se ha movido durante horas y empiezas a preocuparte que quizás haya pasado algo y lo único que puedes hacer es mirar.

Pero a veces puedes hacer algo más que mirar. Mucha gente de la que sigue la carrera mirando los puntos desde casa luego van a pie de carretera. Puede ser una breve charla a las 2 de la mañana en las afueras de Bristol o una ruta de 60km hacia los Lagos.

Bobby McNicol creció en Brisbane, Australia – cerca de Port Macquarie, ciudad de nacimiento de Lachlan – pero se mudó al Reino Unido hace cinco años y ahora vive en Manchester.

“De hecho son Lachy y su hermano Gus los que me inspiraron a subirme de nuevo a la bici cuando vi el primer vídeo Thereabouts y desde entonces he seguido la trayectoria de Lachy. Cuando vi que GBDuro haría que pasara por delante de mi casa me enganché a seguirle y tuve suficiente suerte como para que fuera en un momento en que podía salir con la bici y encontrarme con él.”

Bobby pilló a Lachlan en ruta por Cheshire, cuando llegaba a las afueras de Manchester.

“Pasé algunas horas con él. Ir en bici con un ciclista world tour fue una experiencia bastante surrealista, hablando de su bici y de lo que surgiera. Paramos en el pueblo para tomarnos una pizza y una pinta, luego salí de Manchester con él y siguió solo.”

Muchas veces hablamos del ciclismo como uno de los deportes más accesibles del mundo – no hay muchos en los que puedas saltar al campo de tu deporte favorito con sus mejores representantes. Este verano, puedes subir el Tourmalet antes de los pros – pero no puedes hacer el recorrido con ellos. En carreras como GBRDuro, puedes. Y si hay una cosa que todos sabemos de ciclismo es que ir en bici con alguien es una forma única de poder conocerlos.

“Realmente es un tío genuino. Es el emabajador perfecto del ciclismo y el deporte debería tratar de eso.”

Sam Ingle es de Millthrop, una pequeña aldea de Cumbria, otro ciclista que salió con la bici para pedalear con el pro. Esperaba ver a Lachlan Morton el Martes por la tarde, pero cuando se despertó esa mañana descubrió que el australiano estaba a sólo 16km.

“Salté a la bici y peleé contra el viento en contra hasta Coal Road – mi subida local preferida – parando dos veces para comprobar su punto. Llegué con algunos minutos de sobra. Hacía tanto frío en la cima y estaba tan expuesta que descendí y esperé en el valle de abajo. De entre las sombras emergió un destello rosa. Lachlan tenía una misión, creo que le pegué un buen susto cuando salí a la carretera mientras trazaba la curva en la que estaba esperando – la visibilidad era especialmente mala. Le pregunté qué tal estaba. Su respuesta: ‘deberías haberte quedado en la cama.”

Todos tenemos esos días en los que nos cuesta levantarnos, pero cuando estás ahí fuera sabes muy pronto que el esfuerzo merecía realmente la pena.

“Estaba tan contento que no le importaba que fuera en bici con él. El ver la cara detrás del punto me recordó el inmenso esfuerzo realizado para hacer que ese punto se moviera por la pantalla. Los kilómetros iban cayendo mientras hablábamos del ciclismo en general, desde su nueva bici hasta el recorrido de los mundiales que pasará por el Buttertubs Pass que estaba a sólo unos kilómetros de distancia. Estaba claro que la motivación de Lachlan para ir haciendo los aparentemente infinitos kilómetros venía de lo mucho que le gusta ir en bici. El tiempo que pasamos yendo en bici, sin mirar cifras de potencia o velocidades medias, fue una refrescante desconexión de un deporte que puede estar tan influenciado por los datos.”

Más al norte, el aficionado dotwatcher confeso Gordon Gillespie esperaba a los pies de Corrieyairack Pass, una subida empinada conocida por senderistas y ciclistas de montaña.

“Sigo la Race Across America todos los años, mayormente usando su servicio de seguimiento, pero eso es todo, nada más. Me encantó cuando vi que GBDuro usaba un localizador. El jueves parecía ser el día cuando Lachlan afrontaba la tercera etapa, y no defraudó para ser Escocia – temperaturas por encima de los veinte grados y amplios cielos azules, como mínimo, no son habituales.

Como ciclista aficionado, fotógrafo retirado y habitante local, teniendo un punto que mirar, Gordon sabía exactamente dónde ir, y cuándo.

“Elegí un sitio a los pies del paso de montaña donde hay un pequeño vado con una buena vista de la subida por delante. Esperé con la cámara preparada. En una media hora apareció Lachlan por la cima de una pequeña subida y descendió hacia donde esperaba yo sentado. Tengo que decir que me encantó cuando se paró para darnos la mano y hablar durante un rato – es un tío realmente agradable.”

En meta, Lachlan describió la carrera como inimaginablemente dura – lo más duro que había hecho nunca. Pero también dijo que fue la experiencia más increíble de su vida y tuvo una sonrisa en la cara durante casi todo el tiempo que pasó en la bici.

Quizás el equipo tenía razones para estar preocupado. En meta, el nivel de fatiga de Lachlan era mayor que el que tuvo después de la Vuelta a España en 2017, una Gran Vuelta de tres semanas que es famosa por incluir algunos de los puertos más duros de Europa. Eso significa que GBDuro es una de las cosas más duras que cualquiera podría hacer nunca, seas pro o no.

Chapeu para todos los ciclistas de GBDuro, en especial para todos los que acabaron: Angus Young, Fraser Hughes, Andy Deacon, Mark Tillett, Philippa Battye, Tom Probert, Pete Crawforth, Meg Pugh and Mauro Saltalamacchia. Un viaje memorable.

Suscríbete

Suscríbete al YouTube de Rapha para la historia completa de la ruta – muy pronto.

El equipamiento

Lachlan usó la completamente nueva Cannondale Topstone con un juego de bolsas impermeables Rapha. La bolsa delantera llevaba su equipamiento para dormir – un saco de dormir Summit Spark SpI Down (la previsión del tiempo era demasiado fría para el medio saco de dormir Rapha) y una esterilla Thermarest NeoAir UberLite Small, los dos dentro de una funda Terra Nova Moonlite – con mucho espacio libre para comida.

La bolsa del cuadro llevaba más cómida, herramientas y baterías, además de la ropa de bici que usaría durante el día, incluyendo la Rapha Down Jacket, su Race Cape del equipo y el Pro Team Lightweight Gilet. Lachlan usó el pack de batería externa Garmin 1030 para que su ciclocomputadora siguiera funcionando por la noche y llevaba un cargador portátil por USB para cargar otros dispositivos, incluyendo un par de luces Cateye Rapid X y una Garmin Varia para mayor visibilidad en la oscuridad. También llevó un frontal para iluminación direccional añadida por la noche. Lachlan dejó su móvil en modo avión la mayoría del tiempo, para poder escuchar música mientras pedaleaba sin gastar demasiada batería y lo conectaba de nuevo para subir las fotos de los puntos de control (si es que había cobertura).

La bolsa del sillín llevaba ropa de calle, de la que no llevaba mucha – pantalón de chándal, una camiseta y un gorro de merino. Llevó nuestro lema “viaja ligero, viaja lejos” hasta el extremo.

Lachlan disputó la prueba con una Classic Merino Mesh Base Layer, un Cargo Bib Shorts del equipo, un Flyweight Jersey y unos Pro Team Socks

Al suscribirte al boletín Rapha aceptas nuestros Términos y Condiciones y que has leído nuestra Política de Privacidad, incluyendo nuestro uso de Cookies.