Close
A Challenge By Half

El #Festive500: Un desafío por la mitad

Nueve años después del primer desafío #Festive500, recordamos la historia de cómo su creador, el antiguo diseñador Rapha Graeme Raeburn, tuvo que recorrer 1.000km para darse cuenta de que 500km eran suficientes.

01 December 2018

GRAEME RAEBURN

Ciclista de toda la vida y diseñador jefe en Rapha durante muchos años, Graeme creó el #Festive500 para experimentar la vida de un ciclista profesional, pero desde entonces ha visto cómo se ha convertido en muchas cosas diferentes para mucha gente. “No es algo para sumar kilómetros, si no más bien un viaje. Se trata de salir ahí fuera, disfrutar de salir con tu bici y pedalear con o visitar a otra gente.” Su lema original perdura hoy día.

ERA LA NOCHE ANTES DE NAVIDAD

El #Festive500 se ha convertido en una tradición navideña para ciclistas de todo el mundo, pero al principio sólo era un hombre y su bici.

No tenemos muchas navidades nevadas en Inglaterra, pero 2009 fue una de ellas. Se cantaron villancicos alrededor de fogatas, se llenaron copas con jerez y en algún lugar cerca de Edenbridge, en una carretera que atravesaba bosques helados, Graeme Raeburn descubrió que la grasa de los bujes se le había congelado.

“Era el día de Navidad y había dejado la bici fuera de la casa de mi madre. No me di cuenta del frío que había hecho,” dijo el antiguo diseñador Rapha. “De vuelta a London estaba en mitad de un oscuro bosque y mis pedales simplemente giraban. Pensaba, ‘¿qué voy a hacer?’ En un determinado momento logré una forma de acelerar y de alguna manera enganchar el núcleo del cassette.” Los planes de Graeme para Navidad estaban siendo puestos a prueba antes de que ni tan siquiera hubieran comenzado, y realmente eran grandes planes. Inspirado por las palabras del ‘Abuelo del Tour de France’ Henri Desgrange en su libro Le Tête et les Jambes (La Cabeza y las Piernas), eligió una de las Navidades más duras que se recuerdan para embarcarse en un desafío que definía el concepto de épica. A lo largo de ochos días, Graeme quería recorrer 1.000km en su bici, porque ‘parece una buena cifra’.

“No tienes por qué hacer los 500km. ¿Por qué no haces simplemente cinco rutas? ¿Por qué no tienes simplemente la ambición de salir? Eso es lo más importante de todo esto.”

“Fue extremadamente duro, bastante penoso. Salir cuando apenas amanecía y volver de noche fue bastante duro.”

Graeme logró su objetivo, pero admitió que llevarse a sí mismo al límite fue algo “un poco sin sentido.” También resultó que el Team Rapha Condor no hizo ni de lejos 1.000km entre Navidades y Año Nuevo.

“Creo que 500km estaban probablemente más cerca de lo que algunos ciclistas profesionales hacían realmente, y un poco más razonable y socialmente factible.”

Graeme lanzó el guante para el año próximo. En el #Festive500 inaugural de 2010, que también fue en unas Navidades nevadas, 94 ciclistas se apuntaron al desafío. La idea tuvo éxito y el último año se apuntaron 82.376 ciclistas. Sólo 17.373 completaron la distancia completa, pero nadie dijo que fuese a ser fácil.

Además, Graeme insiste en que éste es un desafío en el que lo que realmente importa es participar: “Siempre quise que fuese más a nivel social, salir en grupos y explorar nuevas carreteras y nuevos lugares. No tienes por qué hacer los 500km. ¿Por qué no haces simplemente cinco rutas? ¿Por qué no tienes simplemente la ambición de salir? Eso es lo más importante de todo esto. Seguro, los 500 son un gran objetivo pero márcate un objetivo personal y sal a disfrutar de la experiencia. Sentirte bien contigo mismo y no tener que perder los kilos extra de Navidad que ganas comiendo chocolate es algo que está bien y ésta es la motivación para hacerlo.

“Para mí no se trata de sumar kilómetros, bajar la cabeza, morder el manillar, rollo macho. Realmente se trata de salir ahí fuera, disfrutar de salir con tu bici y estar con otra gente o visitar a otra gente. Va del espíritu navideño. Ok, quizá los primeros 1.000km no lo fueron, aquellos fueron algo en plan el hombre contra los elementos. Pero a parte de eso.”

Además, añade Graeme, lo mejor de hacer 500 kilómetros es que por lo menos una parte de ellos deberían ser inspiradores: “He visto algunos paisajes preciosos que de otro modo no habria visto, como cuando el sol justo está saliendo y no hay nadie más alrededor y te quedas en plan guau, esto es espectacular.”

No todo es quedarse tirado en oscuros bosques helados.

Pronto no ofreceremos soporte para tu navegador.

Si sigues navegando en Rapha.cc con tu navegador actual, podrías sufrir un rendimiento reducido. Te sugerimos que descargues uno de los siguientes navegadores modernos para un rendimiento óptimo en Rapha.cc.

Sólo puedo usar IE11

Gracias por hacérnoslo saber

Desestimar este mensaje